domingo, 20 de febrero de 2011

Persuasión (1995 y 2007)

Persuasión. Es una obra literaria de la inglesa dieciochesca-decimonónica Jane Austen, la "gran Jane Austen". Autora de un pequeño número de novelas - según tengo entendido, dificultosamente vendidas en sus primeros momentos-, Austen escribía desde que era adolescente, sin saber que, muchísimos años más tarde, sus aventuras serían idolatradas alrededor del mundo por fans de todas las nacionalidades. Y que incluso serían llevadas al cine en innumerables versiones a lo largo de la historia de la cinematografía. Aún así, logró disfrutar en vida de algo de fama.

Parece que la preferida del público es "Orgullo y Prejuicio" (Pride and Prejudice, o First Impressions, como fue inicialmente llamada), pero también existen otros títulos de su autoría como "Mansfield Park", "Sentido y sensibilidad" (Sense and sensibility), "Emma", "La abadía de Northanger", e incluso una novela inacabada.

Poco se sabe de la vida de ésta escritora, que falleció a sus cuarenta y tantos, presumiblemente de la Enfermedad de Addison. Su hermana Casandra, su más fiel amiga, ha destruído la evidencia en cartas que podrían delatar detalles inconvenientes sobre Jane. Se ha filmado una película sobre una posible historia de amor entre la escritora que nos compete y un joven, muy bella a mi parecer ("Becoming Jane", o "La Joven Jane Austen") protagonizada por los mismísimos Anne Hathaway y James McAvoy.

Ahora, el caso del post era hablar de mi historia preferida de Jane Austen, bastante menos "puesta sobre los focos" que las anteriores: Persuasión.

La historia trata de Ana Elliot, hija de un Sir, lo cual indica que es una dama de cuna noble, excelente educación y una posición económica muy buena. No obstante, su verdadera economía dista de ser holgada, puesto que su padre, Sir Walter Elliot, y su presumida hermana Elizabeth, gastan más de lo que deberían y pronto se ven en la obligación de alquilar su residencia, Kellinch Hall, a un almirante y su esposa.

Las situaciones de la trama se desatan porque la esposa del almirante es hermana de un antiguo enamorado de Ana.
A sus 19 años, su mejor amiga, Lady Russel, había persuadido a Ana de no contraer matrimonio con dicho enamorado, un joven capitan de la Marina, sin apellido, sin dinero y con un futuro incierto. A pesar del gran amor que ambos se profesaban, Ana rompe el compromiso, rompiendo también el corazón a ambos.

Ana es ahora una mujer de 27 años, comprensiva, bondadosa, a continua disposición de su familia, pero melancólica y solitaria. Debemos recordar que en la época (primeras décadas del siglo XIX), esa edad dictaba que una mujer seguramente se quedaría para vestir santos.

Cuando la situación del alquiler de Kellinch Hall vuelve a unir los destinos de Ana Elliot y el capitán Federico Wenworth, veremos si la vida decide darles una segunda oportunidad.
No cuento más sobre la trama. Me gustan las segundas oportunidades y las vueltas de tuerca.

Hoy día existen varias versiones, pero son dos las más actuales. La de 1995 cuenta con excelentes actuaciones de Fiona Shaw y de un joven y gallardo Ciarán Hinds, muy distinto del señor Rochester que conocemos en otra película. Ésta versión muestra, a mi parecer, a una Ana Elliot más humana, menos martirizada, y las visiones personales de su historia no son el centro del sistema solar. Por otro lado existe un desarrollo mayor de la impresión que causa en el capitán Wenworth, y de las tribulaciones de éste respecto de Ana.
María Elliot, hermana de Ana, es igual de insoportable en ambas versiones.
Visualmente, la versión noventosa muestra una mayor fidelidad a la hora de ubicarnos en la época; vamos, que a principios del siglo XIX las casas no eran tan limpias, las telas no eran tan inmaculadas, las pieles no eran tan tersas y aterciopeladas como los maquillajes actuales nos quieren hacer creer. Los arreglos dentales no existían. El final me desconcertó bastante; la resolución de Mr Elliot me parece bastante sosa y la idea del carvanal me hizo mucha más referencia a la ridiculez de "Vanity Fair" que a la algarabía del amor.

La versión del 2007, en cambio, se contrapone en realismo; vemos escenarios más limpios (menos fieles, a mi parecer), caracteres más exquisitos en su presentación, muy predispuestos en gallardía y caballerosidad. Una escena en particular detesto, y es cuando Ana resbala de un tronco húmedo; me resultó totalmente innecesaria y exagerada. Tampoco me imagino a Ana Elliot una maratonista (quienes vean el final comprenderán lo que digo). En fin, todo sea por "alcanzar" el amor. Ésta Ana es mucho más sufrida, conversa más consigo misma, y se pregunta muchísimas más cosas, cobrando por tanto mayor protagonismo en la trama.

En fin, parecerá que he dado sin cuartel a las versiones cinematográficas de mi novela favorita de Jane Austen, pero en resumen, a su modo, ambas son recomendabilísimas, ambas me generan sentimientos, y ambas serán motivo de disfrute para los o las amantes incondicionales de Jane Austen.

2 comentarios:

Valeria dijo...

Soni! Comentario al margen, fijate que algunos post las letras que pusiste son de simbolitos! jaja

SoniaAle dijo...

jajaja ni cuenta me di

gracias por avisarme! Sabés que desde mi pc no se veía nada mal.

=)